• Arturo Castro

Messi y Barcelona, el romance que cambió al futbol

Actualizado: 7 sept 2021


Uno de los romances más grandes en la historia del fútbol ha llegado a su fin, una novela perfecta, a lo que todo club de fútbol aspira y debería aspirar, la representación máxima del fútbol en sí mismo.


Cuenta la leyenda que en aquel lejano 1987 en Rosario, Argentina, nacía un niño de nombre Lionel Messi, un chico que desde pequeño ya sabía que su historia no iba a ser como la de cualquier otro niño más. Influenciado por los jugadores más grandes de todos los tiempos, el pequeño Lio empezó a jugar a la pelota por simple diversión. Pasaron los años y el pequeño se regodeaba con la "bocha", ella era feliz al lado de su pierna zurda que tan bien la trataba.

Un día este pequeño rosarino tuvo que tomar una decisión que cambiaría la historia del fútbol para siempre, abandonar su país en busca de una oportunidad que, curiosamente, se manifestó en forma de una firma en una servilleta.


Parecería curioso que una simple servilleta marcaría un antes y un después en el deporte mismo.


Nadie se imaginó que ese chico argentino de 13 años que emigró a España le daría 35 títulos a un mismo club, que los ingresaría a la aristocracia europea y que encabezaría a uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Que curioso es el fútbol.


El impacto de Messi trasciende los títulos, los goles, los récords; cuántos niños alrededor del mundo empezaron a jugar al futbol por él, cuántos de ellos dejaron las calles por un balón, cuántos de ellos se volvieron profesionales mejorando su calidad de vida, cuántos de ellos se enamoraron de un simple juego solo por ver a un chico argentino hacer maravillas con un pedazo de cuero.


Cada vez que alguien mencione Barcelona será inevitable no pensar Messi, sus historias están ligadas por el resto de sus vidas, el mejor jugador que jamás haya vestido la camiseta blaugrana, punto. Uno de los mejores jugadores de toda la historia del deporte, si no es que el mejor, un chico que tuvo la fortuna de llegar al lugar indicado, un club que tuvo la fortuna de ver su talento antes que otros, pero que es la vida sin un poco de suerte.


Gracias Messi, te lo digo como persona, como jugador, como aficionado, como hincha, como admirador. Si hoy escribo esto es por ti, porque me volviste un loco por la pelota, un enfermo del fútbol, un afortunado más que le contara a sus hijos y nietos "yo vi jugar al Barcelona de Messi". Que les contara cuantas veces me hiciste gritar, cuantas veces me hiciste llorar, cuantas veces me hiciste soñar.




Convertiste al Camp Nou en tu patio de juegos, a la camiseta blaugrana en tu propia piel, al icónico "10" en tu marca personal. Barcelona es tuyo Leo, siempre lo será y tú siempre serás del Barca, pocas historias como la tuya, fuimos testigos del romance más grande del fútbol, llegaste por casualidad y te fuiste como el mejor de todos los tiempos. Barcelona siempre será tu hogar, no es un adiós, sino un hasta pronto.


A veces el fútbol es caprichoso, es impredecible, capaz de sacarte la sonrisa más grande y romperte el corazón en segundos. Amamos este juego, este juego que hoy termina una de las historias más lindas que nos ha dado el deporte, algún día seremos conscientes del legado que deja Messi en el Barcelona pero hoy solo nos queda decirte GRACIAS ETERNAS, LEO.

357 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo